martes, 10 de julio de 2012

BINOCULARES: Eduardo Espina ^ Rodrigo Flores. Poemas de: Espina + Flores



EDUARDO ESPINA

Poesía nunca puede ser tú
(Cómo utilizar el Producto Poético
Interno -PPI- en bien del individuo
y del país)

Primero explicar de qué trata el poema.
Después, escribirlo. Eso puede esperar.
¿Ha de nombrar algo real mientras dice
por separado “abril es el mes más cruel”
o, mejor, “febrero es el mes más corto”?
¿Empezar apenas alguien pueda hablar
de la vida, del bidet, de ningún país de
los que todavía existen, con gente recta
o tranquila, si es que países así quedan
para quitarse los calzoncillos de viyella
de un modo sencillo al engalanar al yo?
Cualquier poema quiere aprender cómo
oír algo, dejarse rodear de tanto cuanto
alguna vez dijo, darle en cualquier caso
una oportunidad a las palabras y luego,
alegrarlas, ponerles voz para que sepan
sentirse arreciadas por los sentimientos
o inventar uno único, hacer útil a la luz,
preguntarle a la Belleza si las ideas en
gran cantidad hacen alguna diferencia
a la hora de mirar al viento desde aquí.
Se trata, pues, de resolver una vertical
situación donde la vida nunca nace sola,
de hacer resucitar al deseo sin pelos en
la lengua, pues también de eso se trata.
Al final, habrá que preguntarle a quien
lo hizo –para que también él pregunte-
qué tan feliz está todo con el resultado:
¿muy? ¿algo? ¿poco? ¿nada? ¿o tanto?

 

RODRIGO FLORES

Arenal

Acabo de ver el letrero que dice:
Se saca cascajo.
Las letras en la puerta
de la camioneta.

Las letras rojas titilan y clavan.
Y yo voy dando vueltas.
Doy vueltas a las palabras.

Se saca cascajo de mi boca,
podría decir.
Se saca cascajo
¿De dónde se saca?,
me pregunto.
La camioneta sale
de la casa.
Avanza.
Creo que sacó cascajo de la casa.
Y yo repito.
La camioneta
con letras rojas
en la portezuela
saca cascajo.
Eso hace porque eso dice.
Presente del indicativo.

Me saca de mí,
me sacó de mí el letrero,
más que nada el sonido
reiterándose.
El sonido del letrero
me sacó de mí
para escucharme decir:
se saca cascajo.
Me sacó a mí para decirme
que de cascajo en la cabeza
voy lleno,
vengo lleno
de cascajo.
Quieren sacarme el cascajo
pero yo no quiero.
Estoy bien.
No quiero que me saquen de mí.
Que mejor
venga
la camioneta.